3/3/08

+ Memorias


Aquella tarde estába con mi madre solo en casa... yo no era más que un niño... y además debería estar algo aburrido... así que, sigilosamente me escondí en el armario ropero del pasillo.
Pasaba el tiempo y mi madre inquieta al no oir ningún tipo de actividad en mi habitación, inició la búsqueda por toda la casa.... mirando debajo de las mesas, de las camas, detrás de las puertas... yo creo que hasta se asomó al balcón a ver si me había tirado.
Pasó un buen rato gritando mi nombre por todas las habitaciones, cada vez más nerviosa al no obtener respuesta, desesperada... hasta que repentinamente abrió el armario.
Y allí estaba yo... metido entre los abrigos, inmóbil, con los ojos cerrados, la cabeza ladeada... y con una corbata que rodeaba mi cuello a modo de soga.

Su grito fue de auténtico terror...

Acabamos los dos abrazados, mi madre llorando por ver a su hijo ahorcado... y yo... del grito que pegó.

De cuando en cuando nos reímos con mi madre de aquello, pero la verdad es que podría haberla matado de un susto...

Sí que era un poco cabroncete.. sí... :)

2 comentarios:

  1. Madre mia!! yo era y la verdad que a mi edad sigo siendo algo "granujilla". Pero jamas se me hubiera ocurrido algo semejante jaja. Me gusta tu blog seguire visitandolo para leerlo todo más tranquilamente ;)

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Me has recordado algo...tambien me escondi de mi madre una vez, pero solo era una broma.

    ella traumada con eso que dice en la biblia que un dia dios llegaria por su gente y que desaparecerian asi nomas.

    me gane una tunda, pero su cara...

    si se de lo que hablas, tambien de lo cabroncete, eso nunca se quita...

    un saludo cure por el recuerdo!!!

    ResponderEliminar

Youtube

Loading...