22/10/09

+ El principio de un final IV

La historia continua y cada vez resulta más duro.
Ruedan cabezas... 30 personas más de la empresa a la puta calle... y ya van 63.
Resisto a la debacle como la mala hierba y desde un punto de vista egoísta, si dejo de observar las desgracias a mi alrededor, el único pensamiento positivo que me viene en estos momentos a la cabeza es que cada vez empiezo a ser "menos prescindible" (que no imprescindible) y que en el fondo, al menos a nivel laboral, soy valorado de alguna manera.

La cosa está mu malamente...

4 comentarios:

  1. La verdad es que no sé dónde vamos a parar, yo ya cerré una de las dos tiendas y de milagro tengo la que me queda abierta, ni siquiera el clima contribuye a vender nada de invierno, siempre me quedará el puesto pero no es ningún consuelo, la venta en el centro de Sevilla está bajo mínimos y hay cientos de locales en alquiler, traspaso ó literalmente cerrados.Se impone una revolución a todos los niveles, amigo.Besos.Creí que te ibas para siempre y me sentí mal, me alegro de que no haya sido así.

    ResponderEliminar
  2. al menos en nuestro caso... ya no es solo la crísis que nos ahoga, sino que dicha crísis tambien nos fuerza a una deslocalización.
    Si quieres competir, sobrevivir... produce fuera de aquí.. y sinó, cierra el chiringo, no hay más.

    Como se le explica a alguien que en la India se hace su mismo trabajo por 60 euros al mes?

    No hay nada que hacer, ya lo dices bien... se espera una revolución!

    suerte y ánimos con con tu tienda!
    petons

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya puto país!

    Al menos, yo, como tu, resisto... Incluso a veces me llevo alguna sorpresa agradable... Pero miras alrededor... y sólo ves...

    Ufff, bueno, ¡un saludo tocayo!

    Me alegro de volver a "verte"... Aunque me hubiera gustado saludarte en otra "entrada"...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. 60 cobran los afortunados, los que yo conozco cobran 30.

    ResponderEliminar

Youtube

Loading...